limpiar ventanas

Cómo limpiar los marcos de aluminio de tus ventanas

Aprende cómo limpiar los marcos de aluminio de tus ventanas y haz que luzcan siempre como nuevas.

Tener panorámicas en tu casa u oficina es verdaderamente un privilegio. Disfrutar de una tarde hermosa, admirar la ciudad, los jardines, es sin duda un momento intimo entre la ventana y tú. Mantener los vidrios siempre limpios es parte de disfrutar de una mejor visión mientras te sientes protegido, bien sea de la lluvia, el frío, el calor entre otras en tu estancia.

El simple hecho de tener unos cristales limpios puede brindarte un momento de relax. Pero con el tiempo te das cuenta de que no solo los vidrios son importante para que el lugar donde se encuentre la ventana pueda cumplir con una buena estética. Ya que el aluminio tiene muchas manchitas oscuras y está curtido, pero ¿cómo te sentirías volver a ver tu ventana como nueva? Volvería el resplandor y seguramente disfrutarías más de ella.

Hoy nuestros expertos de Aluvirefor te darás algunas instrucciones para que conviertas ese aluminio viejo y manchado, en uno joven y brillante.

Ten a la mano lo siguiente:

  • Un recipiente con agua
  • Amoniaco jabonoso
  • Guantes plásticos o látex
  • Un paño
  • Brocha
  • Pintura metales en exteriores
  • Laca transparente

Limpieza de marcos de aluminio:

Como primer paso está prepararte para darle todo el proceso de mantenimiento que tu ventana necesita. Con los guantes ya puestos y listo para empezar a trabajar, limpia los marcos de tu ventana con un detergente que no sea tan fuerte, de lo contrario podrías causarle daños al material. Te recomendamos que utilices 1 o ½ tasa de amoniaco jabonoso y un balde con agua para esta limpieza.

En el caso de las manchas de grasa pegadas al material puedes usar un limpiar solvente mixto que puedes conseguirlo en cualquier supermercado. Cualquier limpiador podría funcionar. No utilices abrasivos, modifican la textura de las piezas de aluminios raspándolas.

Enjuague de piezas: saca todo el residuo después de haber lavado tus ventanas, asegúrate que estén muy bien lavados todos los marcos de aluminio.

Secado minucioso: emplea paños o trapos limpios, de forma suave, frótalos para que vayas sacando pequeños residuos que quedaron y también dejarlo muy bien seca.

Pintura: luego de haber dejado tus marcos bien limpios y secos, toma tu brocha y comienza a pintar los marcos. La pintura de metal para exteriores (de color que desees) puede brindarle un aspecto totalmente joven y brillante a tus ventanas ¡Se verán como nuevas!

Siguiendo estas técnicas tus armazones estarán embellecidos totalmente. También puedes acudir a los especialistas para que te asesoren sobre qué tipo de pintura usar o en caso de estar muy deteriorado el aluminio es mejor cambiar para no sufrir futuras consecuencia. Recuerda que una ventana puede ser tan importante como una puerta, cuídalas y dale el mantenimiento que necesita a tiempo.