Reciclaje de chatarras de Aluminio contaminado

Producir lingote de aluminio reciclado requiere solo alrededor del 5% de la energía que utiliza la producción desde aluminio primario, reduciendo los costos y las emisiones asociadas con la producción de aluminio. La calidad del metal se mantiene relativamente alta para el aluminio reciclado y las pérdidas de metal son bajas.

La composición del aluminio a reciclar o chatarra es des-conocida y viene junto con aditamentos y recubrimientos.Las tres principales áreas de recolección de chatarra son el embalaje o envases, la construcción y el transporte. Para envases como latas usadas de bebidas (UBC), el recubrimiento suele ser del 3%. Con los años, la tenden-cia ha sido hacerlas de pared más fina; sin embargo, esto también es cierto para el espesor del recubrimiento.Un estudio de las latas de bebidas con 20 años de di-ferencia muestra una proporción casi idéntica entre el revestimiento y el metal.La segunda fuente de aluminio para reciclar es el trans-porte. La cantidad de aluminio en el vehículo promedio ha crecido de 36 kg en 1974 a casi 150 kg en 2007. Eso re-presenta entre el 5 y el 10% del automóvil en masa, (re-presenta el 30-50% de su valor como chatarra). Los va-lores actuales están ya en más de 220 kg de aluminio por automóvil (2017). Los porcentajes mayores pertenecen a intercambiadores de calor y pistones (100% de aluminio), transmisiones (98%) culatas (85%) y bloque motor (65%).

En los edificios, el uso de recubrimientos tradicionales y el uso de secciones extruidas (por ejemplo, marcos de ventanas) tienen recubrimientos que presentan algunos desafíos para los fundidores.En el reciclaje del aluminio los recubrimientos y el con-tenido de aceites y material orgánico son el “talón de Aquiles” de la fusión. Las pérdidas de fusión aumentan considerablemente como consecuencia de la carga de chatarra con estas impurezas adicionales, aumentando la formación de escoria.Entender los detalles en la fusión y recuperación, nos enseña y da opciones.¿Por qué deslacar/secar/tratar?Hay tres motivos principales por los que es sumamente recomendable deslacar/secar/tratar las chatarras sucias:• Mejorar el rendimiento metalúrgico (menos escoria).• Eliminar humos y emisiones durante la fusión.• Ahorros energéticos y medioambientales, huella de ozono.Un reciente estudio determinó que unas óptimas técnicas de deslacado y limpieza, conjuntamente con adecua-das prácticas de fusión por inmersión, proporcionaban recuperaciones de metal más altas, incluso con chatarra de poco espesor y con mucha pintura, como por ejemplo UBC.

En primer lugar, el óxido de aluminio debe extraerse de la bauxita. La alúmina también tiene otro nombre: alúmina. Conoces algunos tipos de alúmina. Por ejemplo, esmeril que se usa para limpiar cuchillos. Estos son granos de una piedra extremadamente dura: el corindón. Se utiliza para afilar herramientas de acero, cuchillos. Y el corindón es alúmina, óxido de aluminio. Extraer alúmina de la bauxita es un trabajo difícil y que requiere mucho tiempo. Se realiza en los talleres químicos de las plantas de aluminio. Pero extraer alúmina es solo la mitad de la batalla. Para obtener aluminio, también es necesario expulsar oxígeno de la alúmina. Para ello, se vierte una fusión de alúmina en baños de grafito y se pasa una fuerte corriente eléctrica a través de ella. Necesitas mucha corriente. Por lo tanto, las plantas para la producción de aluminio siempre se construyen cerca de potentes centrales eléctricas. Una leyenda muy dudosa cuenta que una vez un hombre llegó al emperador romano Tiberio (42 a. C. – 37 d. C.) con un cuenco de metal irrompible. El material del cuenco estaba supuestamente hecho de alúmina (Al2O3) y, por lo tanto, debía ser aluminio. Temiendo que tal metal hecho de arcilla pudiera devaluar el oro y la plata, Tiberio ordenó que le cortaran la cabeza al hombre por si acaso. Por supuesto, esta historia es difícil de creer: el aluminio nativo no se encuentra en la naturaleza, y en los días del Imperio Romano no podía haber ningún medio técnico que permitiera extraer el aluminio de sus compuestos. En términos de prevalencia en la naturaleza, el aluminio ocupa el primer lugar entre los metales; su contenido en la corteza terrestre es del 7,45%. Sin embargo, a pesar de su presencia generalizada en la naturaleza, el aluminio hasta finales del siglo XIX pertenecía al número de metales raros. No se encuentra aluminio puro debido a su alta actividad química. Se presenta principalmente en forma de compuestos con oxígeno y silicio: aluminosilicatos. Solo las rocas ricas en alúmina (Al2O3) y que se encuentran en grandes masas sobre la superficie de la tierra pueden servir como minerales de aluminio. Estas rocas incluyen bauxita, nefelina – (Na, K) 2O? Al2O 3? 2SiO2, alunitas – (Na, K) 2SO4? Al2 (SO4) 3? 4Al (OH) 3 y caolines (arcillas), feldespato (ortoclasa) – K2O? Al2O3? 6SiO2. El principal mineral para la producción de aluminio es la bauxita. Contienen aluminio en forma de hidróxidos Al (OH), AlOOH, corindón Al2O3 y caolinita Al2O3? 2SiO2? 2H2O. La composición química de la bauxita es compleja: 28-70% de alúmina; 0,5-20% de sílice; 2-50% de óxido de hierro; 0,1-10% de óxido de titanio. Recientemente, se han utilizado como minerales nefelinos y alunitas. Los grandes depósitos de bauxita se encuentran en los Urales, en el distrito de Tikhvin de la región de Leningrado, en los territorios de Altai y Krasnoyarsk. La nefelina (K? Na2O? Al2O3? 2SiO2) es una parte de las rocas de apatitonefelina (en la península de Kola). Por primera vez en su forma libre, el aluminio fue aislado en 1825 por el físico danés Oersted mediante la acción de una amalgama de potasio sobre el cloruro de aluminio. En 1827. El químico alemán Wöhler mejoró el método de Oersted reemplazando la amalgama de potasio con potasio metálico: AlCl3 + 3K> 3KCl + Al (la reacción procede con la liberación de calor).

Derechos de autor:revistadealuminio.com